DARÍO MORALES

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pintor, dibujante, grabador y escultor, nació en Cartagena, el 6 de agosto de 1944 y murió en París, el 21 de marzo de 1988.
Desde los 12 años estudio en la Escuela de Bellas Artes de Cartagena, donde vivió hasta los 18 años, cuando era niño dibujaba tiras cómicas, a ver sus capacidades su abuelo le sugirió estudiar Bellas Artes, lo cual en la Costa era mal visto, era una profesión que no existía.

En 1962 ingresó a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Bogotá. En 1968, realizó su primera exposición individual en la Biblioteca Luis Angel Arango en Bogotá.

Con las primeras cerezas de 1972, en la vitrina de la galería Pyramid, de Washington, se exhibió un cuadro que causó un escándalo fácil entre las señoras de sombreros floridos que llevaban a cagar a sus perros en el parque cercano. Parecía ser la fotografía demasiado realista de una mujer en cueros, derrumbada en un mecedor vienés y abierta de piernas frente a los transeúntes sin el menor recato, si bien la expresión de su sexo era más desolada que libertina. La policía ordenó retirar el cuadro, pero su ímpetu se quedó sin razones cuando le demostraron que no era una fotografía, sino un dibujo.

El arte tiene sus privilegios, y el más raro de ellos es que se le toleren ciertos excesos que no están permitidos a la vida. El autor de aquel dibujo tan perfecto que hasta la policía de Washington lo confundía con una foto era un colombiano de veintiocho años que sobrevivía a duras penas en un cuarto de servicio del barrio de Saint Michel, en París. Su nombre no le decía nada a nadie:  Darío Morales.

Su esposa, Ana María, estaba peor que él, porque además estaba encinta. Pagaban el alquiler del cuarto limpiando a gatas las escaleras del decrépito edificio de seis pisos. De noche, Ana María dividía el espacio con una manta para poder dormir, con su niña dormida en el vientre, mientras su esposo pintaba hasta el amanecer.

Tiene como característica el énfasis realista y la aceptación de la precisión como de la distancia emocional que proyecta la imagen fotográfica, algunos artistas incluidos en este movimiento que se denomina “nuevo realismo”, “hiper-realismo” o “realismo fotográfico”, trabajan directamente con fotografías o se inspiran en ella, para otros es una referencia identificable en los encuadres, la exactitud o el tratamiento parejo e impersonal de las superficies.

 

ONE by ONE: